sábado, 20 de febrero de 2010

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES


Harriet Vanger desapareció hace treinta y seis años en una isla sueca propiedad de su poderosa familia. A pesar del despliegue policial, no se encontró ni rastro de la muchacha. ¿Se escapó? ¿Fue secuestrada? ¿Asesinada? El caso está cerrado y los detalles olvidados. Pero su tío Henrik Vanger, un empresario retirado, vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir. En las paredes de su estudio cuelgan cuarenta y tres flores secas y enmarcadas. Las primeras siete fueron regalos de su sobrina; las otras llegaron puntualmente para su cumpleaños, de forma anónima, desde que Harriet desapareció. Mikael Blomkvist acepta el extraño encargo de Vanger de retomar la búsqueda de su sobrina. Periodista de investigación y alma de la revista Millennium, dedicada a sacar a la luz los trapos sucios de la política y las finanzas, Blomkvist está vigilado y encausado por una querella por difamación y calumnia presentada por un gran grupo industrial que amenaza con arruinar su carrera y su reputación. Contará con la colaboración inesperada de Lisbeth Salander, una peculiar investigadora privada, socialmente inadaptada, tatuada y llena de piercings, y con extraordinarias e insólitas cualidades.
Lo había visto en varias librerías, pero no me llamaba la atención, ni siquiera me daba por cojerlo y ver de qué iba, no me gustaba ni la portada y pensé que sería un rollo, después alguien me habló de él, me dijo que estaba muy bien, que lo leyese, que me iba a gustar, y bueno lo leí, y he de decir que al principio no me gustó nada, aún así seguí leyendo, y sí es verdad que me enganchó, pero es que el final me ha resultado muy pesado con tanto dato financiero, pero en general el libro está bien.

2 comentarios:

Juan dijo...

Pues a mí me lo regaló mi hija y me gustó mucho tanto que luego me ha regalado para mi cumple y para reyes los dos restantes jj.
Ya estoy acabando el tercero.
Saludos

Vidifer dijo...

Estoy con el segundo, y me está gustando mucho, a ver en qué acaba todo esto. Saludos.